El Xiaomi Hongmi 1S, llevará un Snapdragon 400 a 1,6 GHz por 100 euros.

Xiaomi es seguramente el fabricante de móviles chino más carismático de los últimos tiempos, y se ha hecho muy conocido por crear terminales con, como el Mi3, unas impresionantes características técnicas y construcción a un precio muy inferior al que ofrecen las grandes marcas. Si embargo el producto del que acabamos de conocer sus características definitivas  puede ser todavía más interesante. Se trata del Hongmi 1S, el smartphone más económico de Xiaomi, y según ha desvelado el fabricante llevará nada menos que un procesador Qualcomm Snapdragon 400 de cuatro núcleos a 1,6 GHz, acompañados de 1 GB de RAM y 8 GB de capacidad almacenamiento a un precio de sólo unos 100 euros.

 

Hongmi 1S Xiaomi El Xiaomi Hongmi 1S, llevará un Snapdragon 400 a 1,6 GHz por 100 euros

Así, este teléfono puede convertirse rápidamente en el terminal económico que mejores características ofrece, ya que el resto de especificaciones tampoco está nada mal: pantalla de 4,7 pulgadas con resolución de 1.280 x 720 píxeles, soporte para doble tarjeta SIM, cámara posterior de 8 MP y batería de 2.000 mAh.

Xiaomi Hongmi 1S blanco El Xiaomi Hongmi 1S, llevará un Snapdragon 400 a 1,6 GHz por 100 euros

En cuanto al software, el dispositivo se entregará con Android 4.3 con la personalización MIUI del fabricante, y aunque las primeras unidades se venderán en el mercado chino (la web de Xiaomi admitirá reservas a partir del 20 de febrero), esperamos que pronto se venda en todo el mundo.

Telegram vs WhatsApp

Es la aplicación de moda y la nueva alternativa que pretende rivalizar con la todopodesora WhatsApp, que actualmente alberga a 430 millones de usuarios en todo el mundo. Tras anteriores incursiones de otros servicios más o menos exitosos (Line, ChatOn, Viber…), el servicio de mensajería instantánea Telegram ha desembarcado con notable proyección, máxime a los primeros días de la explosión en España donde crece a un ritmo de 200.000 nuevos suscriptores diarios.

Seguridad

A diferencia de WhatsApp, en la que se acumulan numerosos problemas de seguridad altamente conocidos (el sistema de cifrado adolece de fallos, posibilidad de que «hackers» intercepten los mensajes fácilmente, posibilidad de robar la cuenta de un usuario por la fuerza por un fallo en su estructura, constantes caídas…), esta nueva «app» pone el foco en la seguridad. De hecho, se presenta con el lema de «recuperando nuestro derecho a la privacidad». Por si fuera poco, otra de las «luces» de Telegram es su gran rapidez para procesar todos los mensajes y envíos de documentos, conseguido -según la compañía- gracias a que sus centros de servidores están descentralizados y los usuarios se conectan al más cercano.

Chats temporales y secretos

Ambas aplicaciones permiten el intercambio de mensajes, pero Telegram aúna un concepto que ha cautivado a los usuarios y que ha puesto de moda Snapchat; y es la posibilidad de enviar mensajes que se autodestruyen en un tiempo determinado (desde dos segundos, un minuto hasta un mes). Se accede mediante la función «New secret chat» y, aseguran sus creadores, contempla un alto y potente nivel de encriptación para evitar ser detectado.

Gratuita y libre

Estéticamente, Telegram recuerda a WhatsApp. En este caso, el icono de «check» advierte de que el mensaje se ha enviado y el doble «check» avisa de que el usuario lo ha leído. Otra de las diferencias es el pago por el uso del servicio. Mientras Telegram es gratuita y libre (la empresa desarrolladora asegura que jamás introducirán publicidad ni costará dinero), el uso de WhatsApp contempla un pago de 0.89 centimos al año.

Chats en grupos más numeroso

Esta alternativa permite chats en grupos más grandes, de hasta 200 miembros, al contrario que WhatsApp que solo ofrece la posibilidad de aceptar a 50 usuarios. También se puede enviar archivos todo tipo de formatos (no solo foto, audio y vídeo como en WhatsApp) de hasta 1 Gb, también con la posibilidad de enviar varios documentos al mismo tiempo.

Multidispositivo

Entre otras ventajas, se puede utilizar en varios dispositivos al mismo tiempo no solo en teléfonos inteligentes como WhatsApp y se sincroniza entre todos, algo que no permite éste último. Al igual que WhatsApp, utiliza nuestro número de teléfono para identificarnos y también nos pide permiso para acceder a los contactos. Habrá que analizar en los próximos meses la adopción de este nuevo sistema de mensajería y si es capaz de competir contra WhatsApp o si su uso cae en saco roto.

Software libre

Otra de las ventajas es que el software es libre, es decir, la «app» permite acceder directamente a su código fuente, modificarlo y redistribuir esta modificación para moder ampliar sus funcionalidades y mejorar la plataforma gracias al apoyo de la comunidad.

Carencias

Pese a todo, Telegram no es la aplicación perfecta. Otros servicios similares como WhatsApp permite enviar notas de voz o realizar videollamadas como Google Hangouts.